¿Qué hará el gobierno con la plata del FMI?

¿Qué hará el gobierno con la plata del FMI?

Volvé a escuchar el comentario editorial del periodista Jorge Villazón, en el...

Caputo y Dujovne pelean por ser el

Caputo y Dujovne pelean por ser el "Messi" de Macri

Volvé a escuchar el comentario editorial del periodista Jorge Villazón, en el...

"Pañuelo verde, pájaro libertario de las mujeres"

Volvé a escuchar el comentario editorial y el reportaje a la coplera y cantora, Mariana...

"No puede haber un gaucho con espuelas de plata, los pobres deben andar con alpargatas"

Volvé a escuchar el comentario editorial del periodista Jorge Villazón, en el...

Espert la puso con la mano

Espert la puso con la mano

Volvé a escuchar el análisis periodístico de Jorge Villazón, en el...

No se puede gobernar ni dirigir la Selección con amigos

No se puede gobernar ni dirigir la Selección con amigos

Volvé a escuchar el análisis periodístico de Jorge Villazón, en el...

Urtubey debe ya decidir su candidatura a presidente

Urtubey debe ya decidir su candidatura a presidente

Volvé a escuchar el comentario editorial del periodista Jorge Villazón, en el...

¡Cosa golda!

¡Cosa golda!

Columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno. Cuando salió por el portón...

Los 7 jinetes de la Cámara de diputado y la 8va pasajera en el Senado

Los 7 jinetes de la Cámara de diputado y la 8va pasajera en el Senado

Volvé a escuchar el comentario editorial del periodista Jorge Villazón, en el...

  • ¿Qué hará el gobierno con la plata del FMI?

    ¿Qué hará el gobierno con la plata del FMI?

    Jueves, 21 Junio 2018 12:35
  • Caputo y Dujovne pelean por ser el

    Caputo y Dujovne pelean por ser el "Messi" de Macri

    Jueves, 21 Junio 2018 12:30
  • Schiaretti, Urtubey, Manzur y algunos otros gobernadores, Massa y Randazzo, trabajan a favor de la reelección de Macri

    Schiaretti, Urtubey, Manzur y algunos otros gobernadores, Massa y Randazzo, trabajan a favor de la...

    Jueves, 21 Junio 2018 12:20
  • "Pañuelo verde, pájaro libertario de las mujeres"

    Jueves, 21 Junio 2018 12:15
  • "No puede haber un gaucho con espuelas de plata, los pobres deben andar con alpargatas"

    Martes, 19 Junio 2018 15:21
  • Espert la puso con la mano

    Espert la puso con la mano

    Lunes, 18 Junio 2018 15:25
  • No se puede gobernar ni dirigir la Selección con amigos

    No se puede gobernar ni dirigir la Selección con amigos

    Lunes, 18 Junio 2018 15:21
  • Urtubey debe ya decidir su candidatura a presidente

    Urtubey debe ya decidir su candidatura a presidente

    Lunes, 18 Junio 2018 15:14
  • ¡Cosa golda!

    ¡Cosa golda!

    Lunes, 18 Junio 2018 14:00
  • Los 7 jinetes de la Cámara de diputado y la 8va pasajera en el Senado

    Los 7 jinetes de la Cámara de diputado y la 8va pasajera en el Senado

    Viernes, 15 Junio 2018 14:58

Columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno.

El llamado núcleo duro de apoyo al macrismo sigue siendo muy elevado, a pesar de lo que podría esperarse luego de dos años de gobierno con un alto grado de desgaste por el desarrollo de su política económica y social enmarcada en el neoliberalismo.

Las últimas encuestas resaltan que la aceptación a sus acciones llega casi al 40% en la actualidad. Esta cifra también presupone que la oposición estaría compuesta por un 60% de voluntades en sentido contrario. Es de notar que hablamos de manifestaciones en el ámbito de lo social y/o político, no así de cuestiones electorales en donde los números, especialmente en el sector de la oposición, se manifestarían de maneras dispersas, no tan contundentes y tampoco homogéneas. Estas líneas intentan adentrarse en el análisis de la oposición, preferentemente.
En tiempos de escaseces en lo que a conducciones políticas se trata, lo que abunda son intenciones de apurar la unidad y la dirección única, pero haciéndolo desde el diseño deseado y no desde la realidad de las posibilidades de esa oposición. El diseño, como intención, suele definirse como el proceso previo de configuración mental, "prefiguración", en la búsqueda de una solución en cualquier campo. También en lo comunicacional o en lo político y social.

Pero al diseñar en el campo de la política o de las reacciones sociales se suele caer en el riesgoso campo de lo deseado antes que en el de lo posible, y muy lejos de lo razonable, colocándonos en una vanguardia intelectual que nos distancia de los verdaderos actores y de sus intenciones, pertenencias, potencialidades y comprensiones doctrinarias. El principio de dirección común implica que los elementos que parecen construir un patrón o un flujo en la misma dirección se perciben como una figura única y uniforme. Por ejemplo, las bandadas de pájaros o los cardúmenes, que vuelan o se desplazan en el agua como un todo, es decir, como si se trataran de un organismo único. La oposición no es un organismo único y contribuir a la unidad de la misma es algo más que un voluntarismo militante.

El 21F no fue una expresión unívoca de oposición, fue una convocatoria de organizaciones políticas, gremiales y sociales en disidencia con el oficialismo pero con intenciones y propuestas diversas, todas legítimas pero no conducentes a un mismo logro.

El todo apareció mayor que la suma de las partes, pero las partes pueden volver a ser atentatorias del todo si sólo lo entendemos electoralmente. Ya pasó hace poco y muchos de los dirigentes que estuvieron en la convocatoria de la avenida 9 de Julio pueden volver a ser los artífices de la dispersión antes que de la victoria. Evitar esto no es obra de un diseño sino de la realidad resultante en el recorrido del tiempo que unirá a las masas de oposición detrás de propuestas superadoras y no de aventuras electorales que, siempre, serán intenciones de dividir para negociar desde pequeños espacios sin doctrinas ni convicciones, con notorias ambiciones personales que no dudan en anteponerse a las necesidades del conjunto para satisfacer sus ansias delirantes. Podríamos ponerle nombres y apellidos a estos ejemplos, pero seríamos funcionales a los que descalifican desde medidores mágicos de pureza doctrinaria o de los que proscriben desde un supuesto altar ideológico que tiene cimientos de barro pero cúpulas de pesados egos y necedades.

Pensemos en el componente masivo de los que el 17 de octubre de 1945 se dirigieron a la Plaza de Mayo para pedir por la libertad de su líder e iniciar un camino de unidad doctrinaria que aún hoy tiene vigencia. Allí sí que el todo fue mucho más que las partes y no el producto de un diseño. El PRO y Cambiemos son un diseño, prefigurado esencialmente sobre el espanto gorila-antiperonista y conservador-antipopular, la oposición a ellos no puede consolidarse de la misma manera sino desde lo contrario: Sin insistir en el diseño, sino ejecutando el proyecto. ¿Se entiende?

 

El llamado núcleo duro de apoyo al macrismo sigue siendo muy elevado, a pesar de lo que podría esperarse luego de dos años de gobierno con un alto grado de desgaste por el desarrollo de su política económica y social enmarcada en el neoliberalismo.

Las últimas encuestas resaltan que la aceptación a sus acciones llega casi al 40% en la actualidad. Esta cifra también presupone que la oposición estaría compuesta por un 60% de voluntades en sentido contrario. Es de notar que hablamos de manifestaciones en el ámbito de lo social y/o político, no así de cuestiones electorales en donde los números, especialmente en el sector de la oposición, se manifestarían de maneras dispersas, no tan contundentes y tampoco homogéneas. Estas líneas intentan adentrarse en el análisis de la oposición, preferentemente.
En tiempos de escaseces en lo que a conducciones políticas se trata, lo que abunda son intenciones de apurar la unidad y la dirección única, pero haciéndolo desde el diseño deseado y no desde la realidad de las posibilidades de esa oposición. El diseño, como intención, suele definirse como el proceso previo de configuración mental, "prefiguración", en la búsqueda de una solución en cualquier campo. También en lo comunicacional o en lo político y social.

Pero al diseñar en el campo de la política o de las reacciones sociales se suele caer en el riesgoso campo de lo deseado antes que en el de lo posible, y muy lejos de lo razonable, colocándonos en una vanguardia intelectual que nos distancia de los verdaderos actores y de sus intenciones, pertenencias, potencialidades y comprensiones doctrinarias. El principio de dirección común implica que los elementos que parecen construir un patrón o un flujo en la misma dirección se perciben como una figura única y uniforme. Por ejemplo, las bandadas de pájaros o los cardúmenes, que vuelan o se desplazan en el agua como un todo, es decir, como si se trataran de un organismo único. La oposición no es un organismo único y contribuir a la unidad de la misma es algo más que un voluntarismo militante.

El 21F no fue una expresión unívoca de oposición, fue una convocatoria de organizaciones políticas, gremiales y sociales en disidencia con el oficialismo pero con intenciones y propuestas diversas, todas legítimas pero no conducentes a un mismo logro.

El todo apareció mayor que la suma de las partes, pero las partes pueden volver a ser atentatorias del todo si sólo lo entendemos electoralmente. Ya pasó hace poco y muchos de los dirigentes que estuvieron en la convocatoria de la avenida 9 de Julio pueden volver a ser los artífices de la dispersión antes que de la victoria. Evitar esto no es obra de un diseño sino de la realidad resultante en el recorrido del tiempo que unirá a las masas de oposición detrás de propuestas superadoras y no de aventuras electorales que, siempre, serán intenciones de dividir para negociar desde pequeños espacios sin doctrinas ni convicciones, con notorias ambiciones personales que no dudan en anteponerse a las necesidades del conjunto para satisfacer sus ansias delirantes. Podríamos ponerle nombres y apellidos a estos ejemplos, pero seríamos funcionales a los que descalifican desde medidores mágicos de pureza doctrinaria o de los que proscriben desde un supuesto altar ideológico que tiene cimientos de barro pero cúpulas de pesados egos y necedades.

Pensemos en el componente masivo de los que el 17 de octubre de 1945 se dirigieron a la Plaza de Mayo para pedir por la libertad de su líder e iniciar un camino de unidad doctrinaria que aún hoy tiene vigencia. Allí sí que el todo fue mucho más que las partes y no el producto de un diseño. El PRO y Cambiemos son un diseño, prefigurado esencialmente sobre el espanto gorila-antiperonista y conservador-antipopular, la oposición a ellos no puede consolidarse de la misma manera sino desde lo contrario: Sin insistir en el diseño, sino ejecutando el proyecto. ¿Se entiende?

 

Link de la columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno:

http://www.diariopuntouno.com.ar/dp1_a/index.php/opinion/jorge-villazon/item/27467-%C2%BFuna-oposici%C3%B3n-de-dise%C3%B1o?