Mientras Rodolfo mira hacia otro lado, Juan Manuel insiste en mirar hacia lo importante

Mientras Rodolfo mira hacia otro lado, Juan Manuel insiste en mirar hacia lo importante

Volvé a escuchar al periodista Jorge Villazón, en el programa "¿Qué...

Se empiezan a prender las luces

Se empiezan a prender las luces

Volvé a escuchar el comentario del periodista Jorge Villazón, en el programa...

Qué pasa Salta: Mafias, bolicheros, sicarios, funcionarios municipales y silencio

Qué pasa Salta: Mafias, bolicheros, sicarios, funcionarios municipales y silencio

Otros medios... El trasfondo del mediático caso de amenazas al intendente Gustavo...

De colonialidad y política

De colonialidad y política

Volvé a escuchar el comentario del periodista Jorge Villazón, en el programa...

Acerca del día en que quisieron atentar contra Sáenz

Volvé a escuchar el análisis del periodista Jorge Villazón, en radio FM La...

La burocracia en contra de la salud pública

La burocracia en contra de la salud pública

Volvé a escuchar el reportaje al Dr. Manuel Pailler, diputado provincial por el Frente de...

La ambición no descansa

La ambición no descansa

Columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno. Lo ocurrido en nuestro país por...

"El primero de la Semana": Reportaje a Gustavo Tolava

Volvé a ver el programa "El primero de la Semana" que conduce Jorge Villazón junto...

"El neoliberalismo no sólo va por la economía sino que va para quedarse con el alma del Pueblo"

Volvé a escuchar el reportaje al Dr. Nicolás Juárez Campos, presidente del...

  • Mientras Rodolfo mira hacia otro lado, Juan Manuel insiste en mirar hacia lo importante

    Mientras Rodolfo mira hacia otro lado, Juan Manuel insiste en mirar hacia lo importante

    Miércoles, 23 Mayo 2018 15:39
  • Se empiezan a prender las luces

    Se empiezan a prender las luces

    Miércoles, 23 Mayo 2018 15:23
  • Qué pasa Salta: Mafias, bolicheros, sicarios, funcionarios municipales y silencio

    Qué pasa Salta: Mafias, bolicheros, sicarios, funcionarios municipales y silencio

    Martes, 22 Mayo 2018 15:24
  • De colonialidad y política

    De colonialidad y política

    Martes, 22 Mayo 2018 15:24
  • Se suspendió el juicio programado para el 23 de mayo luego de que se hiciera público en el programa

    Se suspendió el juicio programado para el 23 de mayo luego de que se hiciera público en el...

    Martes, 22 Mayo 2018 15:14
  • Acerca del día en que quisieron atentar contra Sáenz

    Martes, 22 Mayo 2018 12:56
  • La burocracia en contra de la salud pública

    La burocracia en contra de la salud pública

    Lunes, 21 Mayo 2018 15:32
  • La ambición no descansa

    La ambición no descansa

    Lunes, 21 Mayo 2018 14:18
  • "El primero de la Semana": Reportaje a Gustavo Tolava

    Lunes, 21 Mayo 2018 12:37
  • "El neoliberalismo no sólo va por la economía sino que va para quedarse con el alma del Pueblo"

    Viernes, 18 Mayo 2018 15:38

Columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno.

La frase del título se pronunció en una fiesta celebrada en un hotel de Madrid, cuando al torero Rafael el Gallo le presentaron a José Ortega y Gasset. 

El torero sevillano preguntó quién era “aquel gachó con pinta de estudiao”, a lo que le respondieron: “Es filósofo”. “¿Filo qué, ezo qué e?”, dijo el matador.

Alguien le explicó en qué consistía tal profesión, que era un señor que analizaba el pensamiento de la gente, que escribía doctrinas orientadas a conocer mejor el obrar de las personas. El Gallo, estupefacto, guardó silencio unos segundos, hasta espetar con gracia: “Hay gente pa tó”.

Desde aquel momento la frase del cerril torero respecto del intelectual consagrado mundialmente, fue tomada como una humorada para justificar ciertas acciones humanas que pueden no ser de las convencionales, pero también han servido para entender lo inexplicable sobre lo que algunos han hecho o hacen a pesar de sus posiciones sociales o, incluso, institucionales y académicas que no tienen modo de ser entendidas sino por el absurdo.

Aquel que se atrevió a designar Jueces de la Corte Suprema de Justicia por decreto y que luego, sin explicación o reconocimiento de la aberración institucional, lo hizo según manda la Constitución Nacional para también coaccionar a los Gobernadores para que estos obligaran a sus legisladores nacionales a votar a favor de una ley que les quitaba ingresos a los jubilados para achicar el déficit de su administración, el mismo que, después de dos años, resolvió que sus ministros y demás designados en su Gobierno no podían tener parientes en cargo públicos pero nada dijo cuando eran nombrados, aquel que modificó una ley para que los parientes pudieran blanquear dinero evadido en el extranjero y lo perfeccionó cuando su propio hermano lo hizo, también fue el que dejó firme la designación de un ministro que representando a la Sociedad Rural Argentina pidió una “indemnización” de esa entidad de medio millón de pesos, aunque luego reconociendo la irregularidad de la cuestión los devolvió y siguió siendo ministro o el que aceptó como normal el caso del ministro que intervino un sindicato y colocó como funcionaria de la intervención en el mismo a una empleada doméstica de su hermano para “aumentarle el sueldo”, ese, el capaz de estas cosas entre otras tantas y peores que las señaladas, es otro que sólo se entiende si pensamos que “hay gente pa tó”.

Lo que no se entiende es que ese sea el Presidente de la Nación Argentina. Pero siempre hay lugar para el asombro.

Así fue que, en contra de lo que manda la Constitución Nacional en lo referente a la división de Poderes en la República, ese mismo Presidente se interesó en una cuestión judicial no resuelta y opinó públicamente contra lo actuado por el Juez, para colmo con un gesto elocuente y oficial difundido por la prensa que lo corroboró con fotos, videos y declaraciones de él y sus funcionarios.

Tal es el caso del policía de Avellaneda (Pcia. de Bs. As.) que ultimó a un supuesto ladrón y por lo cual fue procesado por entenderse que podría haber un exceso de legítima defensa.

En este caso Mauricio Macri recibió al procesado en la Casa de Gobierno, junto a su ministra de Seguridad y otros funcionarios, lo proclamó héroe y le prometió apoyo jurídico a su favor. Según los diarios “cuando los funcionarios tomaron contacto con el periodismo, la ministra Patricia Bullrich sostuvo que ‘nosotros lo vamos a ayudar en la defensa legal, tanto nosotros como la provincia de Buenos Aires.

Hemos tomado contacto con el juez para analizar lo resuelto’. Una periodista allí presente entonces le preguntó: ‘¿No se trata de una presión del poder político sobre el judicial?’. ‘No –contestó Bullrich—. Porque lo que vamos a dar es una defensa legal, que es poner abogados para que den un punto de vista alternativo al que tuvo el juez. Y también hay una Cámara.

Lo importante es que damos vuelta la realidad (sic). Hemos dado vuelta lo que pasaba acá, los victimarios parecían las víctimas, en nuestro Gobierno hemos revertido esto, tanto en las fuerzas como en la sociedad’”. El torero no habría dudado en referirse a Macri con aquello de que “hay gente pa tó”.

Nosotros podemos decir que siempre, como lo demuestra la historia, cierta gente siempre “paga por tó”.

 

Link de la columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno:

http://www.diariopuntouno.com.ar/dp1_a/index.php/opinion/jorge-villazon/item/27364-%E2%80%9Chay-gente-pa-t%C3%B3%E2%80%9D