Romero hace bacanales pero no le gusta la fiesta del Pueblo

Romero hace bacanales pero no le gusta la fiesta del Pueblo

Volvé a escuchar el análisis periodístico de los periodistas Jorge...

En Cambiemos no hay lugar para el disenso

En Cambiemos no hay lugar para el disenso

Volvé a escuchar el comentario de los periodistas Jorge Villazón y Federico...

Granovsky:

Granovsky: "el dinero que se lleva un gran empresario a una offshore es dinero que tenemos que pagar nosotros en impuestos"

Volvé a escuchar la entrevista a Martín Granovsky, periodista de Página12,...

Espósito:

Espósito: "La causa por Correo Argentino está plagada de irregularidades"

Volvé a escuchar el reportaje al periodista Néstor Espósito, especialista...

Godoy:

Godoy: "Veo mi destino junto al Oso Leavy"

Volvé a escuchar el reportaje al diputado provincial y presidente de la Cámara de...

Urtubey:

Urtubey: "Voy a ser la alternativa de la renovación peronista"

Volvé a escuchar el análisis periodístico de los periodistas Jorge...

Urtubey:

Urtubey: "Yo nunca sería ministro de Macri"

Volvé a escuchar el relato del periodista Jorge Villazón, en el programa...

¿Ya pasaron dos años?

¿Ya pasaron dos años?

Columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno. A pocas horas de que comenzaran los...

Isa:

Isa: "La foto de Gustavo con Barrionuevo genera mucha confusión"

Volvé a escuchar el reportaje al vicegobernador de Salta y vicepresidente del Partido...

La cuestión política del peronismo salteño pegó un brinco

La cuestión política del peronismo salteño pegó un brinco

Escuchá al periodista Jorge Villazón, en el programa "¿Qué Parece?"...

  • Romero hace bacanales pero no le gusta la fiesta del Pueblo

    Romero hace bacanales pero no le gusta la fiesta del Pueblo

    Viernes, 20 Abril 2018 15:43
  • En Cambiemos no hay lugar para el disenso

    En Cambiemos no hay lugar para el disenso

    Jueves, 19 Abril 2018 15:26
  • Granovsky:

    Granovsky: "el dinero que se lleva un gran empresario a una offshore es dinero que tenemos que...

    Lunes, 16 Abril 2018 21:34
  • Espósito:

    Espósito: "La causa por Correo Argentino está plagada de irregularidades"

    Lunes, 16 Abril 2018 21:28
  • Godoy:

    Godoy: "Veo mi destino junto al Oso Leavy"

    Miércoles, 18 Abril 2018 15:33
  • Urtubey:

    Urtubey: "Voy a ser la alternativa de la renovación peronista"

    Martes, 17 Abril 2018 15:11
  • Urtubey:

    Urtubey: "Yo nunca sería ministro de Macri"

    Lunes, 16 Abril 2018 17:16
  • ¿Ya pasaron dos años?

    ¿Ya pasaron dos años?

    Lunes, 16 Abril 2018 14:52
  • Isa:

    Isa: "La foto de Gustavo con Barrionuevo genera mucha confusión"

    Jueves, 12 Abril 2018 15:35
  • La cuestión política del peronismo salteño pegó un brinco

    La cuestión política del peronismo salteño pegó un brinco

    Jueves, 12 Abril 2018 15:32

Columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno.

En los últimos días de abril de 1983, en medio de la campaña política para volver a la Democracia en la que el radicalismo promovía a Raúl Alfonsín como el restaurador de la República y el iniciador de 100 años de Democracia, se presentó el filme La República Perdida 1, que de manera documental pero con marcado sesgo político de la historia abarcaba el período de 1930 hasta 1976.

En las palabras iniciales se decía que “la Argentina se está convirtiendo en un país sin memoria y esta película quiere contribuir a la recuperación de nuestro pasado y nuestra historia.”. Al finalizar se podía leer y escuchar que “la lección que queda es que sólo la unión nacional basada en la verdad y en la justicia podrá devolvernos la salud.

Lo que perdimos, lo perdimos todos. Lo que debemos recuperar sólo entre todos podremos hacerlo una vez que hayamos logrado exorcizar a los demonios del miedo, del odio y del autoritarismo”. Si no fuese que aquellas palabras estaban dirigidas con intencionalidad electoral en contra del peronismo, la contundencia de la lucha contra el miedo, el odio y el autoritarismo era una consigna que terminó movilizando con razón a las mayorías, sobre todo los jóvenes, a acompañar a la UCR en las elecciones de octubre de aquel año.

Quizá la consigna que más y mejor pintaba el momento resultó ser aquella de que “somos un País sin memoria”. Después del triunfo arrasador de 1985 que consolidó al gobierno de Alfonsín, en el ’86 se presentó La República Perdida 2, la que abarcó el nefasto tiempo de 1976 al 1983, aquí las cosas tomaron otro cariz y se obvió, de manera demasiado aviesa, la triste colaboración que los militares lograron de vastos y prominentes sectores del radicalismo que confundieron la oportunidad y colaboraron en la lucha criminal emprendida por el Estado terrorista contra los sectores revolucionarios y progresistas de la izquierda, del peronismo y, aunque resulte paradójico, de los sectores juveniles del propio radicalismo.
Ahora, en nuestro presente, podríamos comenzar a filmar La República Perdida 3.

Claro que en esta etapa de la autocracia los radicales pasarían a ser parte de la pérdida y no adalides de la recuperación de la República como lo plantearon en la década del 80 del siglo pasado.

El autócrata Mauricio Macri, que se comporta como tal desde el Gobierno de la coalición Cambiemos, emprendimiento político de la UCR y del PRO, es el promotor de la designación de miembros de la Corte Suprema de Justicia por decreto, es quien manda a acallar a los periodistas opositores, hace listas para enviar a más de 500 argentinos “en un cohete a la luna”, inicia juicios políticos a los jueces que no responden a sus deseos delirantes y señala la necesidad de “jueces propios”, denuncia a los abogados laboralistas como mafiosos y sin distinción de la misma manera a los gremialistas, detiene opositores y los muestras ante los medios cómplices en ropas de dormir y descalzos o con ridículos cascos, sostiene que en caso de asesinatos de parte de las fuerzas de seguridad no investigará sino que dará como cierta las versiones de los asesinos, presiona a los Gobernadores y a través de ellos obliga a los legisladores a que voten sin convencimiento leyes que agreden los conceptos básicos de la Constitución Nacional.

Mantiene preso a opositores aun cuando tienen sentencia favorable en los organismos internacionales de DDHH y logra que ciertos Senadores hagan públicas sus dependencias con el “Yo Supremo” al explicar que “este proyecto es del Gobierno y lo votamos porque nuestros gobernadores lo avalaron con su firma, ¿está claro?”, tal como dijo el Senador Miguel Pichetto.

Pruebas hay muchas más y quizás más graves, pero éstas son suficientes para iniciar el argumento de otro filme, en donde los paladines de entonces hoy son los villanos porque, la realidad así lo afirma, la única verdad relativa es la realidad mediática y a la mentira hoy le opondremos siempre la verdad real.

La República Perdida 3 es el tiempo de la autocracia del presente. “¡No hay tiempo que no se acabe ni tiento que no se corte!”.

 

Link de la columna de Jorge Villazón en diario Punto Uno:

http://www.diariopuntouno.com.ar/dp1_a/index.php/opinion/jorge-villazon/item/26962-la-rep%C3%BAblica-perdida-3-la-autocracia